top of page

Hergest Ridge
(Virgin Records,28 de agosto de 1974)

Después del concierto en el Queen Elisabeth Hall en el que presentó públicamente Tubular Bells, un Mike Oldfield de solo veinte años se instaló, junto a su pareja Maggie Thomas, en el pequeño pueblo de Kington, fronterizo entre Inglaterra y Gales. Allí compró - con el permiso de Richard Branson - una casa llamada The Beacon, que aún hoy en día se emplaza sobre la colina de Bradnor Hill, al lado de un campo de golf.

Cansado por la génesis de su primera gran obra, Oldfield quería descansar, hacer volar aviones a escala y visitar los pubs de Kington. Tanto es así que se hizo habitual en el antiguo hotel Penrhos Courtregentado por la familia Griffiths, donde conoció algunos músicos locales entre los que destacaba Leslie (Les) Penning, especialista en música medieval, con quien trabó una fructífera amistad. 

Si bien Oldfield estaba agotado, Richard Branson fue a visitarle a Kington y, regalándole un órgano Farfisa, lo presionó para que compusiera un nuevo disco. Así surgió Hergest Ridge (1974), inspirado en el ambiente rural de Herefordshire, y concretamente en la montaña homónima que se alza delante de The Beacon.

Hergest Ridge (16).JPG

Hergest Ridge. Foto: Xavier Alern

Hergest Ridge llegó rápidamente a la primera posición de las listas de venta británicas, permaneciendo tres semanas y desbancando precisamente a Tubular Bells. Se trata de una de las pocas veces en que un artista ha copado las dos primeras posiciones en las listas de éxitos. ¡Y con dos discos de música instrumental!

A pesar de todo Mike Oldfield nunca se sintió satisfecho con ese segundo disco. Si bien contiene melodías muy bonitas, se aburría grabándolo en The Manor con Tom Newman y se desesperaba porque las ideas que surgían no le convencían. Tampoco quedó satisfecho con la grabación. De hecho, Hergest Ridge es uno de los discos que menos ha tocado en directo (solo una vez, y parcialmente, que yo sepa) y que más ha intentado "arreglar" mezclándolo una y otra vez.

Por otro lado, el contraste estético entre Hergest Ridge y Tubular Bells es enorme. Oldfield dijo en su momento que "...si Tubular Bells era el sonido de la ciudad, Hergest Ridge era el de la montaña".

La recepción de Hergest Ridge fue también irregular. Todo el mundo esperaba una segunda obra maestra y Hergest Ridge decepcionó a algunos críticos musicales. Pero a pesar de ello, como hemos dicho, tuvo una muy buena acogida por parte del público y hoy en día es sin duda una de sus obras canónicas, muy apreciada por sus seguidores. 

Mike Oldfield necesitó años para componer Tubular Bells. Però para Hergest Ridge solo dispuso de seis meses. El ambiente musical es totalmente diferente del de su primera obra. Se inspira en la música celta y profundiza en el sonido de la guitarra eléctrica que consolidaría con el tiempo y que sería una de sus señas de identidad.

A mi entender, Hergest Ridge es una obra maestra incontestable. No se trata de un mero puente entre las dos mayores obras de Oldfield (Tubular Bells y Ommadawn), sino que posee muchos momentos de una gran inspiración y delicadeza.

Texto: Xavier Alern

Bradnor Hill. Foto: Xavier Alern

bottom of page